jueves, 24 de mayo de 2018

Se avecinan cambios...


    Por dónde empiezo... Llevo varias semanas sin aparecer por aquí, lo sé, y es que están siendo tantas emociones y tanto trabajito que no sé por donde empezar a contarte.

    Como ves, este no es un post de los jueves, porque aún no me he organizado para volver a las rutinas, pero voy a hacerlo desde la semana que viene. Agenda preparada y organizador también, para seguir ofreciéndote todo aquello que necesitas en cuanto al porteo y la comprensión de las necesidades reales de tu bebé.
Pero por ahora, escribo este post que es algo así como una disculpa, o una explicación de mi ausencia en estas semanas. Que no ha sido solo por aquí, tampoco he estado demasiado activa en ninguno de los canales habituales de información de A-Brazos.

   Si me sigues en las redes sociales habrás descubierto ya que nos mudamos. Estamos arreglando un espacio en San Antonio para poder atenderte sin limitaciones horarias y con tranquilidad.
En el espacio en el que tenía el almacén durante el último año se estaba complicando el hecho de citarnos, pues era también una sala con otras actividades, y eso hacía que no siempre cuadraran nuestros horarios disponibles.
Por eso ahora tendremos un espacio propio, dispuesto para que estemos cómodos y puedas atender a tu bebé de la mejor manera mientras poco a poco voy descubriéndote este mundo maravilloso del porteo.

    La reforma del espacio va a llevar más de lo que en un principio habíamos estimado, es lo que tienen las reformas, sabes cuándo empiezas, pero no cuando terminas... Por eso en el tiempo que queda, estoy atendiendo a domicilio las asesorías y compras, así que no creas que no sigo disponible ;) Puedes contactarme como siempre a través de los medios habituales.

    En los últimos meses, además de la mudanza y reforma, estoy en un proceso de cambio laboral. Por si no lo sabes, soy enfermera y trabajo en el hospital. He hecho cambios en mis horarios y eso hace que aún esté adaptándome =)
Por ello me ha costado un poco más estar disponible para ti, pero voy poniéndome al día.

    Y por último, pero no menos importante, ¡ha nacido Leo!
Mi sobrino ya está aquí, y estoy preparándome para ir a conocerle, por lo que tendré que dejar todo bien atado para los días que vamos a estar fuera. Por ahora puedes contar conmigo para una asesoría la semana próxima, sino, tendrás que esperar hasta dentro de dos semanas, porque no estamos de vuelta hasta el 8 de junio.

    Todo esto me ha mantenido algo más lejos de ti de lo que es habitual, y ello me ha traído también más conexión con mi misión.
Esta es llevar el contacto en la crianza a cada hogar que ande buscándolo, ya sea consciente o inconscientemente, y si puedo llegar un poquito más allá, mejor aún. Todas las familias deberían tener acceso a probar el porteo, porque en la mayoría de las ocasiones, una vez lo pruebas, lo amas... por lo práctico, por lo emocional, por lo seguro, ... cada cual tendrá sus "porqués".

    Ahora sí, espero que nos veamos, porque a partir de ahora empieza nueva etapa.

    Por cierto, me gustaría invitarte a participar de unas jornadas muy especiales que se celebran para conmemorar el día internacional de la matrona.




Son las I Jornadas por un Parto Respetado en Ibiza: NACER EN IBIZA.

Yo participo con un taller de porteo al que has de apuntarte en el siguiente formulario:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScsD3IT6GIn8lb8elLvAEN9dUGEWb1PXxKfTWAbqF_Ps0_gmw/viewform


A las 16.45 h de la tarde nos vemos en el hospital Can Misses el día 29 de mayo, martes.






    Y hasta aquí el post de hoy. Como siempre, si quieres contactarme, estoy disponible en el 654 30 62 45.
Muchas gracias por estar aquí <3


martes, 24 de abril de 2018

Tensar la bandolera de anillas


    El tutorial de hoy que creo que es super interesante para aquellos que se plantean usar bandolera, quizás más ahora que se acerca el verano y la bandolera puede ser nuestro portabebés estrella ;) Te enseño la técnica del tensado que yo uso con ella, para que cada día te manejes mejor con este portabebés que a mí me gusta tanto.

    La verdad es que aunque ahora sea super fan de la bandolera a nivel personal, con mi primer bebé la probé y no fui capaz de hacerme con ella.

¿Y eso por qué?
Si es un portabebés tan rápido de colocar y tan intuitivo, como siempre repito en cada asesoría XP

    Lo cierto es que no sabía usarla bien.
    Pienso que es un estupendo portabebés pero también soy consciente de que mal colocada es mucho más incómoda que otros tipos de portabebés.

    Con un fular, aunque hagas un churrinudo, es difícil que vayamos tan incómodos que no lo usemos más.
Como los nudos con los que solemos comenzar, además, son simétricos, repartimos más el peso, y eso hace que se noten menos los fallos en la tensión ;)
Y por último, hacemos anudados que tienen pases o directamente el nudo bajo el culete del bebé, y eso nos da más seguridad frente a la bandolera.

    Quiero desterrar un poco todas estas premisas, pues una bandolera puede ser tan cómoda y segura como un fular o una mochila, solo hay que tensar correctamente, asegurar un porteo seguro, y bueno...
...saber todo lo que yo no sabía cuando probé la bandolera.


    Mi aprendizaje ha sido con la peque de la casa, y la verdad es que creo que le vino muy bien a mi sobrina ;)

    Puede parecer que con todos los portabebés hemos de aprender de cero, porque en general no los conocemos antes de enfrentarnos a ellos con un bebé, pero con la bandolera siento que es especialmente importante conocer los entresijos del ajuste para sentirnos cómodos y seguros y sacarle el máximo partido.

    Por eso hoy el vídeo que acompaña a este post trata uno de esos tips que considero imprescindibles para portear bien con bandolera y conseguir ese gran objetivo: USARLA, que es lo más importante. 
No queremos un portabebés en el armario, queremos un portabebés al que le saquemos partido y que "ya de paso" nos ayude a encontrarnos con La Magia Del Contacto.

    Mis trucos para tensar:

    - TENSA PUNTO POR PUNTO, cuanto más pequeños sean los pellizcos de tela que coges, más fino será ese ajuste. Empieza por el canto superior y ve poco a poco hacia el canto inferior.

    - ACOMPAÑA A LA TELA hacia la anilla

    - TENSA EN LA DIRECCIÓN EN LA QUE VIENE LA TELA desde la bolsita del bebé

    - TENSA DE FORMA QUE DIBUJES UN SEMICÍRCULO CON LA MANO, así se separan ligeramente las anillas y la tela corre a través de ellas, sino será más fácil que se bloquee

    - TEN PACIENCIA, seguramente no quedará perfecto a la primera, ni a la segunda... a veces hacen falta muchos intentos para sentir que lo dominamos


    Te dejo también AQUÍ el enlace a un vídeo tutorial del canal en el que te enseño a usar la bandolera a la cadera, por si te apetece saber más.





sábado, 14 de abril de 2018

Canguro delante LIVE


    Hoy te traigo el primer tutorial en vídeo de uno de los anudados que ofrezco en directo en la comunidad de A-Brazos en facebook. Te invito a formar parte de esta tribu si aún no estás allí. Tendrás acceso a los vídeos en directo que ofrezco, además de la posibilidad de consultar tus dudas de forma más personal. ¿Te animas? Pincha AQUÍ. Solo has de tener una cuenta de facebook y pedir paso.

    ¿Has probado alguna vez un nudo canguro? ¿Has oído hablar de él?
Quiero contarte cositas sobre este anudado, que es el primero porque me lo pidieron las familias desde la comunidad.

    El canguro es, por si no lo habías oído ya, un nudo más técnico. "¿Esto supone que no puedo empezar con un canguro?" ¡Claro que puedes! Si te animas y te atreves, como con todo, solo es practicar. Puede que no te quede perfecto ni a la primera ni a la segunda, pero irás mejorando la técnica, te lo aseguro.

    Por su estructura, es un nudo más fisiológico tanto para el bebé como para la mamá. Te cuento porqué.

    La posición de ranita que conseguimos con un canguro es óptima si hacemos un buen ajuste, y para esto solo necesitamos un buen aprendizaje y practicar mucho.
Útil desde recién nacido por lo tanto.

    Para la mamá es interesante, sobre todo para el periodo del postparto, en que hay que cuidar un poquito más nuestro cuerpo para permitirle recuperarse de forma óptima del embarazo y parto. Este es un anudado de los denominados no hiperpresivos®️, ya sabes, hemos hablado alguna otra vez de ello AQUÍ.

    Se trata de reducir la presión sobre el suelo pélvico, ya que está debilitado en este momento. Al no haber vuelta en la cintura, es uno de los nudos recomendados para este momento, sobre todo en caso de partos intervenidos o cesáreas.

    Otra de sus ventajas, en mi opinión, es lo bien que reparte el peso sobre la espalda, ya que los tirantes se abren bien ampliamente en ella. Esto hace que sea un anudado muy confortable para el porteador en general.

    Y por último, a destacar también de este anudado es que por la estructura que tiene, podría ser más fresco que otros, pues deja más espacios para la circulación de aire entre vuestros cuerpos. Aunque, tanto este punto como el anterior, como siempre, has de probarlos en ti mismo, porque todos somos distintos, y por eso existen tantas variantes para poder portear.

    Te cuento antes de pasar a dejarte el vídeo del canal, los pasos a seguir, que son los que están descritos, pero que te dejo en forma de lista, por si te es más útil ;)

1) Localiza el centro del fular y recógelo de forma ordenada

2) Coloca el fular sobre tus hombros dejando caer los extremos por la espalda

3) Ordena la tela de modo que los cantos estén visibles a cada lado y sin que se giren

4) Gira los cantos en la bolsa que queda por delante, creando el giro canguro en los hombros

5) Recuerda que el canto que quedará en la cabecita del bebé ha de pasar por debajo del otro una vez cruzados

6) Sienta al bebé sobre la tela aún sin desplegar, pasando de rodilla a rodilla

7) Localiza el canto superior y despliega deslizándolo hasta un dedo por encima de la oreja del bebé, sin arrugas en la espalda

8) Crea el asiento basculando la pelvis. La tela quedará entre tu cuerpo y el suyo

9) Localiza a tu espalda con una mano el extremo que cae del hombro contrario cogiendo el canto más cercano

10) Pásalo por debajo del otro extremo y cambia el canto por el que sujetas el fular, como si fueras un camarero, el fular quedará sobre tu antebrazo

11) Haz lo mismo con el otro lado

12) Ordena la tela en los hombros como un abanico

13) Tensa primero el tirante por debajo en tu espalda, desde el canto de la cabeza del bebé hacia el otro

14) Sujeta el que ya tensaste bajo el culito del bebé y tensa igual el otro tirante

15) Recoloca la tela en tus hombros, repartiendo el peso por igual

16) Pasa los tirantes por encima de las rodillas del bebé y anuda bajo el culete

17) Asegúrate del porteo seguro: tensión, postura, altura del bebé, vía aérea despejada

Y pon atención a:

    Aquello en lo que más has de fijarte en relación a este anudado en concreto son los hombros "canguro". Éstos son la clave para una correcta tensión y ajuste. Puede que necesites ordenarlos en varias ocasiones durante el anudado. Es normal. ¡Ah! Suele ser más fácil y práctico hacerlo con la mano del mismo lado. Para ello, fíjate en cómo monto y desmonto el "camarero" cada vez en el vídeo ;)

    Pon especial atención en que la tela vaya bien abierta en el hombro, pero no demasiado. Es decir, que no baje hacia el brazo, ha de quedar como una camiseta de manga corta de las que quedan al hombro. Y fíjate también que no cargue al cuello, porque eso puede molestar y mucho.

    También fíjate en repartir bien el fular en el hombro, para que no hayas zonas más tensas que otras, todo el fular abierto por igual en abanico.

    Si al principio te cuesta mucho tiempo ajustar y anudar bien, hazlo con un muñeco, solo para pillarle el truco al nudo. Una vez tengas las bases adquiridas y aprendidas, prueba con tu bebé, así no le das tanta caña a él o ella ;)


    Te dejo con el vídeo, espero que te sea útil. Como siempre te invito a dar Me Gusta al vídeo, suscribirte al canal, dejarme tus comentarios y compartir.
¡Gracias por estar ahí! Hasta el próximo...


    



jueves, 12 de abril de 2018

Los mitos del porteo: ¿No te duele la espalda?


    Y seguimos desmontando mitos con esta serie de post. Esta vez le toca al tan típico...
"¿no te duele la espalda de tanto llevarlo colgado?*"

    Si quieres pasar a leer los post previos sobre el tema te los dejo aquí abajo:

¿No está muy apretado?
¿Y si no le gusta que le porteemos?
Acostumbrarse a los brazos


    A lo que iba, a aquellos que habéis porteado casi seguro que os ha llegado ese <<¿no te duele la espalda?>>. Y bueno, no quiero yo cometer el error de asegurarte que es imposible que te duela la espalda porteando, porque esto no es así.
Portear tiene un impacto sobre tu cuerpo que no podemos obviar, pero como tantas veces he dicho ya en referencia a este tema, "¿Y cuándo le coges en brazos? ¿Te duele la espalda?".

    Porque mamás y papás, esto sí que lo hacemos todos, tomar al bebé en brazos es nuestra forma de criar. Ya sea para transportarle de un lugar a otro, ya sea porque necesita mimos, ya sea para amamantarle. Y esto supone una carga también para nuestro sistema musculoesquelético y cambios en nuestra postura.
Quiero también dejarlo claro para aquellos que creen que portear es cansado y nos lo recuerdan continuamente a los papás porteadores... cansado es llevar a mi hijo en brazos sin la ayuda del portabebés, te aseguro que mucho más que con portabebés.

    Y aquí viene la respuesta a esta pregunta que puede que nos hagan nuestros queridos opinólogos de turno...


  Portear de forma ergonómica y segura es CÓMODO, o al menos ha de serlo.


    Usando portabebés siento que el peso del bebé se reparte en distintas zonas de mi cuerpo mejorando mi confort frente al hecho de llevarlo simplemente a-brazos. Además, tiene una ventaja fundamental, y es que el portabebés me deja las manos libres para seguir atendiendo otras cosas de la vida diaria mientras ofrezco a mi bebé aquello que necesita.


    Hay varios tipos de portabebés que reparten la carga de manera diferente sobre el cuerpo del que portea, adecuándose a las sensaciones físicas, a las características corporales, a la necesidad de proteger alguna zona debido a lesiones o a momentos de recuperación como puede ser el postparto para la madre.

Y hay posiciones, anudados y ajustes con los que sentirás que la carga se atenúa.

    Pero no hay un portabebés ideal para todos, aunque queramos encontrarlo, ni tampoco un portabebés ideal para la misma persona en distintas circunstancias.
Puede que cuando empiezas te vaya muy bien la bandolera de anillas, pero a medida que toma peso, te sientas más cómoda con una mochila. O puede que la asimetría no sea lo mejor para tu cuerpo y prefieras portabebés simétricos.

    Es una elección que deberás hacer basándote en tus circunstancias personales, y en este sentido te dejo un consejo, una buena asesora puede ayudarte a tenerlas en cuenta a la hora de escoger ;)



    Una vez dicho esto, es posible que te duela la espalda en alguna ocasión, no voy a mentirte. Pero quiero decirte también que hay puntos importantes a tener en cuenta para mejorar esta sensación corporal, por eso queremos ayudarte a que pienses en ello y mejores tu experiencia con el porteo escuchando tus propias reflexiones.

    Vamos con nuestra lista de cosas A TENER EN CUENTA PARA QUE NO TE DUELA LA ESPALDA (o para mejorar tu comodidad)


- ELECCIÓN DEL PORTABEBÉS ADECUADO


Siempre ergonómico, que respete la postura fisiológica de tu bebé, además de ser el adecuado para poder cargar su peso con comodidad.

Pero no solo eso, sino que debe ser el mejor portabebés también para ti, dependiendo de tu estado físico, molestias, lesiones...
Importante que valores el peso y estatura de tu peque, para escoger también el que mejor se adapte a esas características.
A mí me parece interesante valorar el contar con la ayuda de una asesora de porteo, porque no hay un portabebés mejor, sino el que mejor se adapta a vosotros.



- USA TU PORTABEBÉS DE LA MANERA ÓPTIMA

Me refiero a la posición en la que porteas al bebé, que puede ser delante, a la cadera o a la espalda, y será muy distinto si vamos a portear a un bebé pequeñito que si llevamos a un bebé de 2 años. Solemos decir que nuestro cuerpo está mejor preparado para el transporte de "pesos pesados" detrás, por el tipo de musculatura, pero observa tu cuerpo en todas las circunstancias, investiga tu conciencia corporal.
Y sobre todo, hemos de usarlo de forma que te sientas cómoda y estés protegiendo tu cuerpo frente al sobreesfuerzo que es llevar el extra de carga del bebé/niño, escogiendo anudado, posición y ajustes.


- HIGIENE POSTURAL AL COLOCARTE EL PORTABEBÉS


Un punto que en demasiadas ocasiones pasamos por alto.
Los que porteamos somos importantes, no solo lo es la postura en la que debo llevar al bebé (ya sabes, la posición ranita), sino que tan importante como estar atento a ésto es colocar tu cuerpo correctamente para no sobrecargarlo o dañarlo.
¿Sabes por qué? Porque en demasiadas ocasiones ésta es causa de abandono del porteo, que no atendemos a nuestra comodidad y buena postura y nos resulta incómodo o incluso nos lesionamos.
Por eso, atenta a mentener tu cuerpo alineado mientras ajustas tu portabebés.


- EL PORTEO COMO ENTRENAMIENTO

Es otra de las cosas en las que apenas pensamos. Cuando alguien te ve porteando a un bebé de 2 años te dice: "Pero ¿cómo le llevas aún ahí? ¡Te tiene que doler la espalda!".
Y no, puede que no te duela, porque ese bebé de 2 años no nació así, lo hizo pesando 3 kg y desde que empezaste a portearle hasta hoy han pasados dos maravillosos años de porteo que te han ido entrenando.
Ahora eres más experta en nudos o en truquillos para estar más cómoda, pero además... tu cuerpo ha ido fortaleciéndose poco a poco, como cuando algunos van al gimnasio y cada día levantan un poco más de peso, ¿no?
Por eso es importante asegurarte de cómo comenzar si quieres hacerlo con un bebé o niño más mayor. O prestar especial atención al resto de puntos en caso de que el porteo pase de ser ocasional a intensivo, por ejemplo, por unas vacaciones en que pretendes o necesitas portear mucho más de lo habitual.
Yo solo quiero recordarte que el porteo no es solo para bebés ;)


- SI SIENTES MOLESTIAS, CONSULTA CON UN ESPECIALISTA, O CON DOS

Te recomiendo veas a un fisioterapeuta que pueda ayudarte a aliviar las molestias en el momento en que surgen. No lo dejes pasar porque estas cosas suelen agravarse.
Y además de esta primera recomendación, también la de siempre, ponte en manos de la experta en porteo, para que te ayude a ver qué puedes mejorar en el ajuste que haces del portabebés para evitar volver a lesionarte una vez te hayas recuperado :)


- EL PORTEO NO ES LA CAUSA DE TODOS LOS MALES...

Piensa que además del porteo, las madres hacemos muchas otras cosas que pueden ser coadyuvantes para el dolor de espalda, o causantes. Cogemos al bebé en brazos mientras hacemos otras cosas, los baños del bebé a veces en posiciones inverosímiles, nuestra mala postura durante la lactancia, la falta de sueño, el estrés, otros hijos si los hay... no sé, puede que se te ocurran muchas más.
Creo que es importante ser consciente de esto, pues achacar al porteo en exclusiva el dolor de espalda sería poco serio.

En ocasiones el porteo nos ayuda a colocar nuestra espalda de forma idealmente alineada, así que no desperdicies la oportunidad que te brinda de poner conciencia en tu postura y ayudar a mejorar todo lo demás ;)




    Y hasta aquí el post de hoy. Espero que te esté ayudando esta serie en la que derribamos mitos y te ofrecemos estrategias para hacerlo.
Si tienes alguna duda, cuéntanosla en los comentarios, estaré encantada de ayudarte.
¡Hasta la próxima!




Y a ti... ¿te duele la espalda cuando porteas?
¿Porteas de forma correcta para evitarlo?


* Esta es una aclaración para la señora del super, la vecina y/o la suegra: No les llevamos colgados, ¿vale? Les porteamos, les llevamos pegaditos a nosotros =D


martes, 10 de abril de 2018

Colocar las anillas de la bandolera


    Pues hoy te traigo desgranado otro de los tips de porteo que como saben los miembros de la comunidad de primera mano, ofrezco cada viernes en directo en A-Brazos en Tribu.
Al final del post te dejaré el enlace al vídeo del canal.

    Esta semana hablamos de nuevo de bandolera :)
Si me conoces, ya sabes que personalmente me gustan mucho para determinadas etapas del porteo, y que sé que es un portabebés que una vez dominas es muy sencillo y rápido de utilizar. Pero también te he contado en alguna otra ocasión que probablemente necesitarás conocer bien los entresijos de su ajuste correcto para sentirte cómoda y segura con ella.


    Por eso el tip de hoy es interesante para todos aquellos usuarios o futuros usuarios de bandolera, ya que es importante acomodar bien las anillas sobre nuestro cuerpo, puesto que son un punto de reparte del peso importante.

    Hay un lugar en el que por la estructura de este portabebés es más cómodo dejar las anillas una vez tensado y ajustado. Éste es el espacio que se encuentra entre la clavícula y el pecho, que no tiene una distancia fija, ya que puede variar en función del tamaño y la complexión de cada persona.

    Si dejáramos la anilla más arriba, además de suponer un cambio en el reparto del peso en el hombro y tal vez mayor presión en dicha zona cuando tensamos, puede que pisemos con las anillas el hueso de la clavícula y nos resulte molesto e incluso doloroso. Recuerda que las anillas son metálicas...

    Si la anilla nos queda demasiado abajo vas a notar que el portabebés tira de tu hombro hacia delante cuando tenses, con lo que no será tan cómodo, pero además puede que la anilla quede pegada a tu pecho, molestando en esa zona.

    ¿Y qué es lo que suele pasar habitualmente?
Nos cuesta que las anillas terminen en el lugar deseado.

Con este tip te traigo algunos trucos para conseguirlo. ¿De lo que voy a hablarte en este vídeo?:

- Dónde deben empezar las anillas para que terminen dónde quieres

- Por qué mantener la tela bien ajustada en la espalda, sin holgura mientras ajustamos

- Cuánta tela dejar en la bolsa


    Recuerda que si te quedan dudas, puedes ponerte en contacto conmigo :)
Y si te apetece, comenta, comparte o suscríbete al canal, que eso me ayuda a seguir motivada trabajando para ti con todos estos recursos para que aprendas a portear bien.








jueves, 5 de abril de 2018

Porteando en casa


    El post de hoy está dirigido especialmente a las familias que aún no han tenido a su bebé y se han planteado esto del porteo como una solución para ellos.
Si estás en este grupo de personas, sigue leyendo, y sino, puede que también te interese ;)


   Tal vez te hayas propuesto portear porque te ha llegado la información de todos los beneficios que tiene para la crianza, para el bebé, para ti... No sé, puede que sea porque todas tus amigas lo hacen o lo han hecho y te parece guay.
Quizás las matrona te ha contado cosas sobre el porteo y los beneficios para la lactancia o para el desarrollo del bebé, y quieres probar. O simplemente eres de los prácticos, que ven en el porteo una forma de llevar al bebé más rápida y útil en el metro, para salir a comprar al super o para pasear por la montaña en lugares donde no podrás ir con carrito.

    No me importa de qué grupo provengas, el post de hoy es para todos los que os planteáis portear, sea por el motivo que sea, porque la información que te traigo es algo menos evidente y en lo que un alto porcentaje de las personas que se acercan al porteo antes de tener al bebé no piensan. Porque en la mayoría de las ocasiones nos imaginamos el porteo como una herramienta alternativa al carro.

    No sabes la de veces que han venido a por un portabebés y casi con vergüenza me decían... <<pero nosotros también vamos a tener carrito, el portabebés es para compaginar con el carro.>>
Y está bien. Y no pasa nada. Y yo no me como a nadie =)

    Cada uno busca una funcionalidad concreta para los portabebés, y es normal. De hecho, como ya te he dicho en otras ocasiones, yo no quiero que todo el mundo utilice portabebés, aunque estaría bien, y más si los compráis en A-Brazos ;p
Pero no, lo que yo deseo es que todos los bebés reciban aquello que necesitan, que es el contacto físico. El portabebés es tan solo una herramienta que puede ayudarte a proporcionárselo, y a la vez, tener manos libres y poder desplazarte fácilmente.

    De lo que quería hablarte hoy es de una de las grandes diferencias que hay entre los portabebés y los carros. Y es que los carros son para la calle, y los portabebés no tienen porqué limitarse a ese espacio. El porteo puede ser perfectamente un modo de atender al bebé en casa.

    Sé que muchas familias se imaginan que podrán dejar al bebé en el carro, en la cuna, en la minicuna, en el moisés, en la hamaca... no sé, opciones hay muchas, y puede que tengas en casa varias preparadas.
Pero... en la mayoría de los casos, los bebés no quieren estar solos. ¿Por qué? Porque su supervivencia depende de la cercanía, y su instinto les dice que no pueden quedarse solos.


Para un recién nacido lejos significa solo.
...y aunque te parezca mentira lejos es cuando no le tocas

    Por eso la cuna o cualquier superficie donde les dejemos parece que tiene pinchos. Incluso si está dormido, no lo estará durante mucho tiempo.

    El porteo dentro de casa, para los que lo descubren, se convierte en IMPRESCINDIBLE. Ayuda a las mamás/papás a no sentirse superados por el cambio que supone la llegada del bebé. Sobre todo en caso de bebés muy sensibles a la lejanía, que no toleran quedarse solos ni un ratito y nos piden intensamente estar cerca.

    El portabebés se convierte en 'casa' y les hace sentir seguros, tranquilos, duermen más... mientras mami o papi hacen cosas por casa, comen, barren, ponen lavadoras... en fin, todo lo que se te ocurra que no sea peligroso*.

    Portear mientras hacemos otras cosas es además muy benficioso para el desarrollo del bebé y su aprendizaje social. Está acompañándonos en el día a día, en lo que hacemos en casa, en las rutinas... Le estamos incorporando a nuestra vida de la mejor manera. Y te recuerdo que los peques hacen lo que ven, así que no hay mejor forma de acompañarles.
Te pongo un ejemplo, si porteo mientras me lavo los dientes, está aprendiendo, si lo hago mientras como, también está empezando a tener su primera experiencia con la comida... y así con todo. ¿No te parece un plus interesante?

¡Ah! Y portear mucho tiempo no es sinónimo de malacostumbrarles, portear es darles aquello que necesitan, así nunca te estarás equivocando.


    Antes de terminar quiero también dejar constancia de otra situación, porque ocurre, y es super bonito :)

    En general, aunque no te cuenten lo que yo te estoy proponiendo hoy, si por instinto decides poner a tu bebé en el portabebés cuando llora, por casa, hay un momento en el que estamos escuchando tanto la necesidad del bebé de estar cerca que no le dejamos nunca. Nos levantamos con él en brazos y le porteamos todo el día, sin intentar ponerle en ninguna otra parte.
Y entonces... además de tener las manos libres para poder seguir tu día a día, tu bebé no llora. Porque no lo necesita, porque tiene todo lo que precisa junto a ti y no ha de llegar al punto del llanto para pedirlo.

    Suelo decir a las familias que mi hija era 'invisible', y por supuesto, no lo era a mis ojos. La sentía, la olía, la admiraba... estábamos fuertemente vinculadas. Pero para cualquiera de nuestra sociedad pudiera parecerle que no había bebé en mi casa. Una bebé feliz, eso era. Y esto nos lo ofreció el porteo, La Magia Del Contacto.

    Por eso quiero descubrirte esta maravillosa experiencia del porteo 'indoor', porque si no lo habías pensado, puede salvarte la vida, o puede, como en mi caso, hacerte vivir la crianza de los primeros meses como el momento más bello de tu vida.

Te invito a pensar en ello y probarlo ;)




Y tú... ¿pensabas en este uso de los portabebés?
¿Has porteado por casa además de para pasear?



* Cocinar con el bebé en el portabebés es una de esas cosas en las que no puedo decir un sí rotundo. Te recomiendo que si has de usar fogones u horno, portees a la espalda. Y siempre muy atenta para que tu bebé no pueda accidentalmente tocar o coger algo mientras le llevas.
Mejor siempre que cocine otro, pero si no hay otra opción... con seguridad.

martes, 3 de abril de 2018

Fular elástico: cruz envolvente delante con tiras por dentro


    Después de la semana santa volvemos a las rutinas y como cada martes te traigo tutorial de porteo en el blog.

    Al final de este post tendrás el link al vídeo correspondiente, pero antes, quiero contarte más cosas sobre el portabebés sobre el que trata este post, el fular elástico.

    Es un portabebés que solemos ver como una buena forma de iniciarnos con el porteo del recién nacido. ¿Por qué?
Tiene tres características básicas que lo hacen atractivo para las familias que quieren empezar a portear:

- Su suavidad y adaptabilidad, que nos hace sentir que será muy agradable tanto para el adulto como para el bebé

- Su "facilidad de uso", porque creemos que es de los más sencillos de usar dentro de los portabebés (quizás el segundo por detrás de las mochilas)

- El hecho de que podemos usarlo preanudando  de manera bastante aceptable antes de poner al bebé


    Estas tres cosas pueden hacerte decantar la elección hacia el elástico como portabebés de inicio. Y fíjate bien que digo de inicio, porque su tiempo medio de uso no suele superar los 6 meses del bebé*. A partir de este momento, a veces un poco antes, a veces algo después, si queremos seguir porteando, solemos buscar alguna otra opción que nos aporte mejor soporte del peso de nuestro bebé.

    Entonces, queda claro que es un portabebés que podremos usar desde el nacimiento pero que tiene un tiempo de uso limitado por el peso del bebé. Dependerá del fular, pero generalmente a los 8-10 kg otros portabebés nos resultarán más confortables pues no habrá tanto rebote como con el elástico.

    Una vez dicho ésto, es cierto que por su confección son agradables al tacto desde el primer día, sin necesitar tiempo de uso previo ni doma, como otros tipos de fulares.

    Sobre la facilidad de uso, si me conoces, sabrás que nunca digo que haya un portabebés per se más sencillo de usar que otro, que esto siempre va a depender de quién lo usa. Además, suele pasar también que aquel portabebés que creemos más fácil tiene mayor probabilidad de no ser usado correctamente, así que aunque creas que es fácil, pon atención ;)

    Otra de las ventajas que solemos verle es que el hecho de preanudar, que nos suele resultar práctico, y es verdad, lo es. Poder colocarte el fular en casa a primera hora y poner y quitar al bebé según tus necesidades es útil. Pero has de saber hacer bien el preanudado, aportando suficiente tensión. Por eso creo que el tutorial de hoy te va a ser útil.
¡Ah! No olvides cuidar de tu cuerpo en el postparto, quizás es interesante que termines el anudado de forma no hiperpresivaⓇ.

    Y quería contarte una última cosa acerca del fular elástico, quizás ya lo sabes, pero por si acaso.
Generalmente están confeccionados con algo de tejido sintético que aporta la elasticidad que necesita el fular. Ésto hace que no sean transpirables, con lo que para climas muy cálidos no es el portabebés ideal. Además, su uso habitual es con tres capas de tela sobre el cuerpo del bebé, con lo que como imaginarás, aún aportamos más calor al asunto.
¿Se podría usar con una sola capa? Con preanudado es complicado que aportemos la tensión necesaria, así que si quieres usarlo con una sola capa y probar, mejor que sea sin preanudar, y claro, con bebé que pese poco mejor.

    Y ahora ya solo me queda dejarte con el tutorial y recordarte que si con este recurso no tienes suficiente para aprender a manejar tu fular elástico, puedes contar con nuestras asesorías de porteo personalizadas.
    Si quieres, puedes escribir tus comentarios en el post y nos cuentas qué te ha parecido o si puedo ayudarte de alguna otra manera =)






* Esta estadística es totalmente inventada, jeje. Me permites que te cuente en función de mi experiencia con familias durante estos años de asesorías en tienda y online, además de la experiencia que también he ido acumulando compartiendo con compañeras asesoras ;)