viernes, 25 de septiembre de 2015

Problemas con los pañales de tela: FUGAS


    Hoy te traemos un artículo sobre pañales de tela, para todos aquellos que os habéis propuesto usarlos, ya os habéis iniciado, y necesitáis un poquito de ayuda con los pequeños "problemas" que van surgiendo con la práctica. 

    Siempre digo que los pañales de tela son muy muy sencillos de usar, que lo cierto es que son bastante parecidos a los desechables, con la diferencia de que hay que ponerlos en la lavadora y tenderlos ;) Y eso realmente no supone más que una pequeña rutina diaria o cada dos días, dependiendo de la cantidad que tengas.


¡Y los beneficios de la tela en relación a los desechables son muchos!


   Pero también es cierto que puede que al iniciarnos haya algún pequeño inconveniente... en este caso vamos a contarte sobre uno de ellos, el más común y que las mamás y papás nos vienen contando cuando pasan a visitarnos en los primeros días de uso: LAS FUGAS.

     Hay varias causas para estas fugas, y por eso hay que observar cuál de ellas es la que nos está creando el problema. 
Te proponemos que revises vuestro caso con las opciones que te damos a continuación, y quizás aquí encuentres la solución a las incómodas fugas ;)


POSIBLES CAUSAS DE LAS FUGAS CON LOS PAÑALES DE TELA:

- MAL AJUSTE

Los pañales de tela ajustan distinto que los desechables, pero además, cada marca de pañal de tela tendrá un corte distinto, igual que la ropa. Pero generalmente hay unas normas básicas que seguir.
Ajuste a la ingle
  • Suelen ser más bajos de cintura que los desechables, no hace falta que los lleves demasiado arriba pero sí que los ajustes bien, sin que los absorbentes sobresalgan del cobertor (parte impermeable)
  • Deben ajustarse a las ingles, no al muslo, para evitar que cuando el bebé mueva la pierna se abra el cobertor, dejando salir el pipí
  • Dejar las gomas bien ajustadas sin apretar. Aunque también es normal que dejen alguna marquita en la piel nueva del bebé, sin herirla, por supuesto
Que no se escapen los absorbentes fuera del cobertor
  • Que no sobresalga nada del absorbente fuera del cobertor, todo bien dentro de las gomitas





- ESTAMOS USANDO LA TALLA EQUIVOCADA

Hay que asegurarse que el pañal que usamos es adecuado para el peso del bebé, que no le queda grande ni pequeño. 
Podemos usar pañales por tallas, que ajustan con menos bulto y se usan en una franja de peso determinada. O podemos usar unitalla, que abultan un poco más y hay que ajustarlos bien al bebé cerrando los corchetes para adaptarlos, sin llevarlos más abiertos de la cuenta porque creamos que así le aprietan menos. Debemos ajustarlos.

- EL PAÑAL NO CUENTA CON SUFICIENTE ABSORBENCIA

En este caso deberíamos mirar varios factores, así que los enumeramos para que puedas observar si alguno de los que te proponemos es vuestro caso.
  • Los lavados previos son insuficientes: Algunos materiales necesitan varios lavados para ir adquiriendo cada vez más capacidad de absorbencia. Pasa así con los tejidos absorbentes naturales, que deben eliminar antes de estar al máximo de su funcionalidad las resinas propias de la planta (ocurre con el cáñamo, el bambú o el algodón). Así es que a medida que los vamos lavando ocurre la magia de que cada vez son más absorbentes. Piensa en ello cuando uses tus pañales, quizás aún les falta un poco de trote.
Lavando pañales de tela
  • No estás usando los absorbentes necesarios para la edad y pipí de tu bebé: Los bebés recién nacidos no necesitan mucha absorbencia porque sus pipís suelen ser en poca cantidad y además cambiamos el pañal muchas más veces al día, pero a medida que tu bebé crece, vas a necesitar actualizar la absorbencia de tu pañal para poder mantenerlo puesto durante algo más de rato sin fugas. Puede que sea tu caso, con un bebé de alrededor de 4-6 meses, así que piensa si necesitas iniciarte con el uso de absorbentes extra.
  • No estás cambiando el pañal con suficiente asiduidad: Es posible que tu bebé haga más pipí del que crees y necesites cambiar el pañal más a menudo. Hay bebés más meoncetes que otros.
  • El material con el que está confeccionado el pañal no tiene buena calidad en absorbencia o impermeabilidad: Por eso hay que estar atento a las calidades de los pañales que usamos. También a los materiales absorbentes, pues generalmente hay diferencias que hacen que tengas más o menos capacidad, por ejemplo, los sintéticos suelen absorber menos, y para que absorban mejor, tienen que tener mayor grosor. 


- PROBLEMAS DE IMPERMEABILIZACIÓN

Imagen extraída de Google
Quizás no hemos tratado demasiado cuidadosamente los pañales y hemos usado detergentes que contienen productos que pueden impermeabilizarlos, evitando que puedan absorber el pipí y éste resbala por la superficie hacia fuera. Esto también puede ocurrir si usamos cremas con base aceitosa que entran en contacto con el tejido.

Por eso hay que tener cuidado con los productos que usamos, siempre detergente con los menos añadidos posibles, sin suavizantes, aditivos, perfumes, enzimas ni lejías...
Si sientes que tus pañales están en este caso, debes enjuagar al máximo para eliminar todo lo que puedas lo que haya podido quedar residualmente en el pañal.

- ROPA O CINTURONES AJUSTADOS EN LA ENTREPIERNA DEL BEBÉ

Este es un punto bien importante, porque es muy muy fácil de solucionar, y en muchas ocasiones el causante principal de las fugas.
La ropa del bebé no debe nunca quedar ajustada en el tiro, ni los bodies, ni los pantalones, ni las mallas, ni los leotardos... Si el tiro queda ajustado, lo que hacemos es una presión en la parte central del pañal y consecuentemente se abre por los laterales (en la zona interior de las ingles). Así el pipí puede comenzar empapando esta zona y hace como un efecto mecha mojando el resto del pantalón.
Lo mismo ocurre con los cinturones de la sillita del coche, del carrito de paseo, de la silla... si tiene cierre entre las piernas, no debemos ajustarlo  demasiado en esta zona, que no ejerza presión sobre el pañal, porque al sacarlo de allí nos podemos encontrar con la desagradable consecuencia de las fugas y el cambio de ropa del bebé...




    Todo esto son cositas a tener en cuenta cuando estamos usando pañales de tela. Que pueden parecer tonterías, o cosas obvias, pero que con el uso es posible que nos cueste darnos cuenta de alguna de ellas y optar por dejar los pañales cuando son fácilmente solucionables.

    Recuerda que si necesitas más ayuda que la simple información general, en A-brazos estamos disponibles para asesorarte sobre su uso. Puedes ponerte en contacto con nosotros cuando lo necesites ;)




Y tú... ¿Has peleado con las fugas y los pañales?
¿Se te ocurre alguna otra causa para las fugas y como solucionarla?