viernes, 27 de octubre de 2017

Los mitos del porteo: ¿Y SI NO LE GUSTA QUE LE PORTEEMOS?


    Hoy seguimos con esa serie de posts que se nos ocurrió escribir hace un tiempo. En el primero que escribimos, Acostumbrarse a los brazos, te contábamos que los bebés no se acostumbran a estar en brazos, es decir, que ya vienen dispuestos a ellos, es su naturaleza. Necesitan estar en brazos para desarrollarse de manera óptima.

    En el artículo de hoy, queremos centrarnos en otra de las dudas más frecuentes, ¿le gustará al bebé ser porteado?

    Hoy quiero que resolvamos esta duda para que nos deshagamos de otro de los mitos que puede hacer que perdamos el interés por el porteo y no le ofrezcamos al bebé todo el contacto que necesita.

    Recordarte que estamos hablando de mitos, ideas preconcebidas que a veces nos hacen decantar la balanza hacia un lado sin siquiera tener la seguridad de que sean afirmaciones basadas en alguna evidencia. Así que quédate a leer si quieres información veraz y contrastada.

    Voy a explicarte algunas ideas en relación a este tema, y además, quiero regalarte algunos tips para ayudarte portear si sentís que a vuestro bebé no le gusta ;)

Empezamos con algo que quizás te sorprenda que te diga...

    Los bebés no esperan ser llevados en portabebés



Y eso es algo evidente, porque ellos no saben qué es eso XP

    Es cierto que el contacto es nuestra estrategia de supervivencia como especie, y por eso los bebés nos piden estar en brazos, ni más, ni menos. Y ofrecérselo es ofrecerles, por encima de todo, seguridad.

    ¿Y qué pasa cuando en vez de los brazos sin más, sus padres les quieren llevar de otra manera?
Pareciera que no debería haber diferencias, porque total, están en brazos. Pero las hay...


¿Sabes cuál suele ser la diferencia más importante entre llevarles en brazos o llevarles en un portabebés?
Como te sientes tú

    Por lo general, la primera vez que ajustamos el portabebés, nos sentimos inseguros y nos falta práctica, sobre todo cuando es el primer hijo.
Es como cuando empiezas a conducir, por ejemplo. No es algo que sepas hacer el primer día... a no ser que te hayas criado en un lugar donde los niños cogen coches desde pequeños, ¿verdad? Esto no suele ser habitual, de hecho, no es legal en nuestro país jeje, pero para el símil me sirve.
En nuestra cultura no estamos acostumbrados a ver cómo son porteados los bebés, ni a portear a bebés desde niños. Con lo que cuando llegamos a la crianza, no tenemos ni idea de porteo ni de cómo hacerlo, aunque podamos intuir que lo necesitamos.
Y esto, queramos o no, son emociones que trasladamos al bebé.



Por eso, sé que es muy muy raro que a un bebé no le guste ser porteado, es mucho más posible que ese bebé se queje y esté inquieto porque está inseguro.


    Así, las primeras veces pueden no ser lo que esperábamos.
Quizás nuestras expectativas están distorsionadas y esperamos que el porteo sea el milagro instantáneo para sentirnos bien. Disfrutar de La Magia del Contacto requiere de algo de tiempo, constancia y confianza.
Por tanto, es importante que te enfrentes a ese primer momento con la mente abierta y la seguridad de que si tú estás bien, tu bebé estará bien.

    Tanto si tu bebé es recién nacido, como si es más mayorcito, hay puntos importantes que has de tener en cuenta cuando empiezas a portear. Queremos ayudarte con estas primeras veces, así que te vamos a contar los truquillos que usamos en la tienda y los que nos han funcionado en casa, para que llegues a ese punto en el que el porteo pasa a ser parte imprescindible de la crianza de tu bebé, y te pone las cosas fáciles ;)


Atentos todos, que allá van nuestros
TIPS PARA INICIARTE CON ESTO DEL PORTEO:


- ADULTO TRANQUILO Y CONFIADO

Como te hemos dicho, creemos que es una de las cosas más importantes. Cuanto más seguro se siente el adulto, más tranquilo se sentirá el bebé, ya que toman como referencia las reacciones y emociones de los adultos para saber cómo enfrentarse a todas las cosas nuevas que están viviendo.
Si necesitamos ayuda para infundirnos confianza las primeras veces, no está de más acudir a una asesora de porteo.


- BEBÉ TRANQUILO Y CON LAS NECESIDADES BÁSICAS CUBIERTAS

No debemos "estresar" a un bebé que ya no se encuentra en su mejor momento con algo nuevo.
Si el bebé tiene hambre, sueño o hay que cambiarle el pañal, mejor ocuparnos primero de estas cosas, para después probar con aquello que aún no dominamos y que por tanto puede causar un momento de mayor estrés para el bebé.


- PORTABEBÉS ADECUADO Y BIEN COLOCADO

Tenemos que tener claro que estamos usando el portabebés adecuado, que sea ergonómico y que sea el idóneo para el momento de desarrollo del bebé. También hemos de asegurarnos de que lo hemos colocado correctamente, sin molestarle o dañarle.
Una buena asesora de porteo puede ayudarte con eso también si lo necesitas para estar segura.


- MOVIMIENTOS MIENTRAS COLOCAMOS AL BEBÉ

Lo ideal es desplazarnos con movimientos amplios, que son más naturales, caminando. No olvidemos que nuestros bebés son los sucesores de los cazadores-recolectores, y su genética e instinto están activados para seguir siéndolo, al menos hasta que empiecen a desarrollar otras capacidades cerebrales superiores. Ésto hace que se sientan seguros cuando caminamos o paseamos. ¿Por qué creías que tu bebé se calma cuando paseas con él en brazos?


- PONER Y SALIR

Cuando ponemos el portabebés un buen truco es dejar de pensar en él una vez hemos ajustado y confirmado que seguimos las normas del Porteo Seguro.
Si nosotros "cambiamos el chip", el bebé, generalmente, también.
Salir a la calle suele funcionar con casi el 100% de los bebés, así que ¡a pasear!


- TEN PACIENCIA, NO LO DEJES AL PRIMER QUEJIDO

Hay bebés más sensibles que otros, algunos se quejan en cuanto sienten un poco de inseguridad...
Si el bebé llora, no dejes el portabebés a la primera, asegúrate de que nada le está dañando, que el portabebés está bien colocado y lleva a la práctica los trucos que te dimos antes. Es importante que el bebé sienta el portabebés como un lugar seguro en el que se puede relajar y calmar.

Si después de todo esto y tras unos minutos no ha pasado el llanto, déjalo y vuelve a probar cuando esté más tranquilo. Quizás no era su momento aunque no sepas ver porqué ahora.


Y..........................

- RESPIRAAAAAAAAA

Es importante que el porteo sea una herramienta que te ayude en la crianza, si ponértelo es un momento de estrés cada vez, respira y suelta toda esa tensión, porque portear es fácil, pero hemos de estar seguros y sobre todo, tranquilos.
Conciénciate, tú tienes la clave para conseguirlo, CONSTANCIA, PACIENCIA, SEGURIDAD y AMOR, el porteo es maravilloso aunque al principio pueda costar un poquito.


Y si a pesar de todos estos trucos que te damos, no consigues hacerte con el portabebés y tu bebé... acude a una asesora de porteo que te ayude, no dejes de disfrutar de #LaMagiaDelContacto ;)



Y tú... ¿qué trucos has usado para empezar a portear?
¿Tu bebé se sintió seguro desde el principio?