martes, 15 de diciembre de 2015

Porteando en invierno


    Hace tiempo tenía esta entrada pendiente, quisiera haberla gestado antes de los fríos, pero me he dejado llevar por este tiempo templado que hasta ahora habíamos tenido en la isla y al final... el frío llega de repente. Aunque aún podemos disfrutar de pequeños placeres de solecito apacible. Es la suerte que tenemos de vivir en un lugar privilegiado ;)

    Me gustaría contarte qué hacer para portear en climas o momentos fríos. Soluciones prácticas que pueden ayudarte en el día a día.
Y es que parece que nunca estamos contentos con lo que tenemos. Cuando hace calor pensamos que mejor dejar el porteo para cuando bajen las temperaturas; y cuando hace frío, porque nos da cosita por si el bebé pasa frío...

    Y lo cierto es que no hay lugar mejor para el bebé que nuestro cuerpo.



     Y esa premisa no cambia haga calor o frío. Nuestro bebé querrá estar en nuestros brazos igual, porque ahí le proporcionamos toda la atención y seguridad que necesita.
Entonces, lo que podemos hacer es buscar soluciones para portear con climas más "extremos". 
 Así que te damos algunas claves para PORTEAR TRANQUILAMENTE CON FRÍO:

1- TU BEBÉ NO PASARÁ FRÍO ESTANDO PEGADITO A TI
Convéncete lo primero de este punto. Llevándole os proporcionaréis ese calorcito humano tan rico, así que no te preocupes por ello, sólo tienes que buscar la manera de cubrir las zonas que queden más desprotegidas, es decir, espaldita, cabeza o piernas del bebé.

2- En casa nos ha resultado MÁS ÚTIL CUBRIR AL BEBÉ POR FUERA QUE POR DENTRO
Te explico, abrigar mucho al bebé antes de ponerle en el portabebés puede ocasionarnos algún que otro problema. 
Imagina que le pones muchas capas de ropa y/o un abrigo gordote, entonces seguro que va a ser más complicado ajustar el portabebés a su cuerpo. Pero aunque lo ajustes bien, si vas a salir a la calle pero tienes planeado hacer alguna parada en uno o varios lugares cerrados (tipo compras) y tu bebé se queda dormido... Le tendrás que sacar para destaparle al entrar y después al salir para taparle, toda una aventura que va a despertar a tu bebé casi seguro.
Por eso nos parece más práctico algo que pueda llevar por fuera y poner y quitar con más facilidad.

3- Otra cosa a destacar antes de comenzar a portear con frío es que USES TU ABRIGO POR ENCIMA DEL PORTABEBÉS
Ponte primero a tu bebé y después de ajustar y tensar, ponte tu abrigo o chaqueta. Así tú también lo tendrás fácil a la hora de cubrirte y descubrirte, y por supuesto, será mucho más sencillo ajustar el portabebés a vuestros cuerpos. 

4- Si tu opción es ponerle a tu bebé el abrigo dentro del portabebés, NO LE ABRIGUES MUCHO
Porque como antes hemos dicho, será más complicado de ajustar, pero sobre todo porque te aseguramos que pegadito a ti la temperatura es mayor, y no necesitará tanto abrigo. Puede que si le tapas demasiado, tenga incluso calor ;)

5- Si decides abrigar al bebé fuera del portabebés, tienes varias opciones como COBERTORES Y/O ABRIGOS PARA PORTEO

  • COBERTOR DE PORTEO
      Es una de las opciones favoritas de las familias que hemos conocido, por su simplicidad y practicidad.

Los cobertores son un abrigo del bebé, pero en lugar de colocarlo sobre su cuerpo directamente, se coloca una vez sentado en el portabebés, sobre éste. Tapamos todo el cuerpo del bebé dejando su cabecita fuera, algunos llevan incluso capucha.
Los hay también impermeables





  • MANTITA "DE PORTEO"
      Se trata de la versión casera del cobertor de porteo. Simplemente cogiendo una manta y cubriendo la espalda del bebé a modo cobertor, buscando la manera de sujertarla al portabebés. Así tenemos una manera rápida de tapar a nuestro bebé y protegerle del frío en la espalda.
  • ABRIGO DE PORTEO
     Es un abrigo que nos cubre a ambos, ya que cuenta con un accesorio con cremalleras que se adapta a la cremallera del abrigo, y así tapamos la espalda  y piernas del bebé con el mismo abrigo del porteador.
Algunos permiten también acoplar el accesorio a una cremallera en la espalda, y así portear detrás bien calentitos.
En este caso, a diferencia del cobertor de porteo, va por tallas para adaptarse a las diferentes fisionomías de porteadores. Esto hace que el abrigo sea exclusivo para un porteador. Lo ideal entonces es que lo busque el que portea de manera más habitual, o si hay más de uno, optar por otra opción en la que no haya tallas.



  • PONCHO
   Es una opción similar a la anterior, pero en lugar de ser un abrigo convencional, usaremos un poncho para cubrirnos a ambos. 
Los hay específicos para porteo, en que además del agujero para la cabeza del porteador, hay otro pequeño agujero para la cabecita del bebé. También se podría usar delante y a la espalda.
Si el poncho no es de porteo, ni que decir tiene que habremos de "fabricarle" un agujerito para la cabeza de nuestro bebé.
  • ABRIGO GRANDE
     Nos apañaremos también a modo abrigo de porteo con uno que sea unas tallas más grande de la que estamos usando, quizás un par de tallas, quizás más, depende de lo holgado que talle el abrigo.
Es la opción casera. 
Podremos usar el abrigo de embarazo si lo tuvimos y si es apto para abrochar cubriendo también al bebé sin presionarle. Otra opción sería un abrigo de nuestra pareja, si es más corpulenta. O directamente comprar un abrigo más grande y usarlo como abrigo de porteo.
Esta opción no es tan versátil como el abrigo de porteo específico, que suele tener más opciones como por ejemplo capucha para el bebé, o ajustes en la parte del culete para poder adaptarlo mejor al cuerpo y que no entre frío por debajo. Tampoco nos va a permitir portear a la espalda.


5- PONLE SIEMPRE UN GORRO, y si además le cubre las orejitas, pues mejor!

Los bebés pierden mucho calor a través de la cabecita, ya que en relación al tamaño de la cabeza del adulto, es mucho mayor, y si además le sumamos el hecho de que son unos peloncetes... Al portear la cabeza está más desprotegida, por lo que lo ideal es cubrirla cuando haga frío.

6- Recuerda también CUBRIR LOS PIES Y PANTORRILLAS del bebé. Puedes hacerlo con calcetines largos o con calentadores. Es importante este punto, porque con la flexión de la posición ranita los pantalones suelen subirse y dejar la pierna al descubierto.
Los calentadores se pueden poner por encima o por debajo de la ropa que lleve.


      Y pienso que hemos tocado los puntos importantes a la hora de portear con frío. Si te queda alguna duda, no dudes en contactarnos.


FELIZ PORTEO... ¡TAMBIÉN EN INVIERNO!



Imagen extraída de Morguefile
Y tú... ¿has porteado en invierno?
Cuéntanos, ¿cuál ha sido tu solución?