lunes, 30 de junio de 2014

#DuérmeteConmigo, Día Mundial del Sueño Feliz

Hola familias, voy tarde, lo sé, pero quería unirme a la celebración de ayer 29 de Junio, y como no he tenido tiempo de hacerlo antes, pues como bien dicen por ahí: Más vale tarde que nunca. Así que voy directa al grano. 

Desde el 2012 se viene celebrando una campaña de sensibilización ante los métodos conductistas para dormir a los bebés, buscando una manera alternativa que sí respete las necesidades biológicas y afectivas de los bebés y niños a la hora de dormir. Se la llamó Día Mundial del Sueño Feliz y surgió de cientos de madres y padres que desde las redes sociales y la blogosfera maternal y paternal querían poner de manifiesto las necesidades reales de los bebés y niños en relación al sueño. 

Porque es muy fácil que los padres y madres escuchen comentarios del tipo: "Te está tomando el pelo", "Tienes que dejar que se acostumbre a dormir solo", "Pero bueno, ¿aún duerme con vosotros?".......... Y demás observaciones de personas de nuestro entorno cercano (o no) que opinan y nos aconsejan sobre la manera en que duerme nuestro bebé, y al final hasta sobre la manera de dormir de la familia...  
Y algunas familias no sienten suficiente seguridad en su manera de hacer, o sienten que necesitan ayuda, o de repente se encuentran con un bebé que no es el que les había contado la sociedad que debe ser... y se dejan llevar por métodos conductistas (de adiestramiento) que nos prometen un bebé "de película", "de los de verdad"

Pero hay que aclarar una cosa antes de seguir. Los bebés no son como nos los contaron (puedes leer un muy buen artículo de Ileana Medina si pinchas sobre esta frase). Al menos no la mayoría... 
Si esperas un bebé que duerma todo el día y toda la noche, que de día se despierte cada 4 horas para comer y que nunca llore, y que de noche duerma desde las 22 hasta las 8........ pues siento decirte que esos bebés deben estar en peligro de extinción si no se han extinguido ya ;) 
Porque los cachorros humanos necesitan de nuestros cuidados de manera ininterrumpida, necesitan de la seguridad que les aportan sus padres, de noche suelen despertarse más a menudo para alimentarse y para saber que siguen protegidos y no hay peligro, los bebés nos necesitan para asegurarse la supervivencia
Por ello hemos llegado hasta aquí como especie, porque les hemos protegido por instinto, y porque ellos, también por instinto, han despertado el nuestro. 

Y en relación al sueño, se adaptarán poco a poco a los ritmos biológicos de los adultos, sin necesidad de enseñarles nada, porque no es un aprendizaje sino una evolución que está marcada por los ritmos biológicos del ser humano.
Llegará un día en que dormirán toda la noche, y también llegará el día en que se dormirán solos, quizás acompañados de otra persona, porque eso es lo natural como especie, la tribu. Pero para conseguirlo, no hay más que esperar y seguir sus ritmos.

Y mientras se despiertan, maman, duermen a ratos más o menos cortos, se adaptan a los ciclos de luz y oscuridad... lo mejor que podemos hacer es ofrecerles eso que necesitan para sentirse seguros, que es darles nuestra presencia, nuestro calor, nuestro cuerpo. 

Por eso, la campaña de este año se centra en el eslogan "#DuérmeteConmigo"

En casa, aunque no nos planteábamos el dormir con ellos en principio, nos dimos cuenta de que si escuchábamos a nuestro bebé, era justo lo que necesitaba, nuestra cercanía, nuestra respiración, nuestra atención temprana. 
#DuérmeteConmigo
(al fondo de la foto, tras los cachorros, el papá)
Después también descubrimos que cuando nos dejamos llevar por ello y empezamos a dormir juntos, nosotros mismos, los papás, estábamos mejor, dormíamos más y mejor, sentíamos más tranquilidad y nos ayudó a relajarnos y a sentirnos más seguros con nosotros mismos y nuestras decisiones como padres. 
De alguna manera, sabíamos que estábamos haciendo lo mejor para nuestro pequeño, y eso nos hacía sentir serenos, ayudándonos en todo lo demás. ¡Qué maravilla fue descubrir ésto!


En conclusión, nuestros bebés necesitan de nuestro cuerpo, necesitan ser llevados, dormir a nuestro lado y ser protegidos, porque es lo que esperan después de 40 semanas de embarazo, siendo esta la transición más fácil a la vida, pasar del interior del vientre a estar sobre el cuerpo de su madre o su padre, en contacto, para SOBREVIVIR.

Así que os proponemos que probéis el #DuérmeteConmigo para que veáis si también os funciona :)