viernes, 5 de diciembre de 2014

Lactancia materna, ¿por qué parece tan "difícil" algo de nuestra propia naturaleza?

       Me gustaría hablar un poco sobre lactancia, dado que estoy de nuevo sorprendida por algunas experiencias que escucho en relación a la "ayuda" que nos ofrecen los profesionales en este sentido, cuando recién la mujer acaba de parir. 
Antes de este momento las matronas les dan información en las clases de educación maternal, y promueven que la madre se decante por la lactancia materna, les dicen que es lo mejor para los bebés y quizás les ponen algún vídeo... Y lo están haciendo bien. 
... pero puede que en ese momento las madres no estemos centradas en la lactancia, porque eso ocurre tras el parto, que suele ser la meta... el postparto viene después ;) Y nos olvidamos un poco de él jijiji

       Yo no soy asesora, pero sí tengo mis experiencias de lactancia, cada una con sus aprendizajes, y además, lo que he ido leyendo, aprendiendo, estudiando... desde entonces. 
En base a ésto, cuando escucho algunos de los consejos que les dan los profesionales a las recientes mamás me sorprendo, me escandalizo a veces, me indigno, me hacen sentir que necesitamos que se formen para poder ayudarnos. Me refiero a los profesionales que están en contacto con las mamás que, como digo, acaban de parir, y se inician en puerperio y lactancia con sus bebés. 
Cada una de las personas que están en ese momento tan crítico de las familias debiera conocer de la fisiología del parto y la lactancia, de las necesidades de la mujer y del bebé como mamíferos, para poder beneficiar en lugar de perjudicar.

      Y no hace falta tener unos conocimientos amplios a nivel fisiológico, ni anatómico, ni médico. En mi experiencia de vida he ido descubriendo cómo se simplifica todo... 

     Antes pensaba que el éxito de la lactancia se debía a una suma de situaciones y acciones encaminadas a dicho éxito. 
Me explico, pensaba que hacía falta colocar al bebé, posición cómoda, ambiente relajado, ver que el agarre fuera bueno... todo muy racional y muy intervenido... y al final, aunque tengo claro que todas estas cosas serían importantes en algunos casos, hay algo que soluciona todos estos quebraderos de cabeza, todas estas intervenciones que lo más probable es que hagan sentir a la madre insegura y falta de capacidades. Esta herramienta es sencillamente EL INSTINTO.

Y lo mejor, hay algo que puede favorecer su florecimiento, además de un parto respetado y poco o nada intervenido, y es el poner al bebé PIEL CON PIEL nada más nacer. Incluso que sea la propia madre la que coloque a su bebé sobre su cuerpo, manteniendo la unión de los últimos 9 meses. Y no solo esto, sino FAVORECER ESE CONTACTO ÍNTIMO ENTRE MAMÁ Y BEBÉ TODO EL TIEMPO QUE DESEEN durante los primeros días.



        Y esto no es lo que se ofrece en los hospitales, al menos no en algunos casos, por eso algo tan natural y fisiológico como la lactancia puede convertirse en algo tan "complicado" de cara a la madre. Porque hemos convertido un acto mamífero en un acto casi médico...
Otros mamíferos cercanos no tienen esos problemas, porque ellos no se separan de sus crías... 






        Me gustaría dejar algunas recomendaciones, tanto para que las mujeres estemos informadas, como para que los profesionales que las atienden se den cuenta de que hay otra manera de acompañar a la mujer con el inicio de su lactancia. 


Hay que FAVORECER LA LACTANCIA MATERNA 

Pero ÉSTO NO ES:

- "Ponerle al bebé al pecho": porque si simplemente se deja que el bebé se quede sobre el cuerpo de su madre, sin más intervenciones, y les brindan un ambiente tranquilo e íntimo, en las primeras horas el bebé con alta probabilidad encontrará el pezón y se dará el llamado agarre espontáneo, y la madre sentirá CONFIANZA EN SÍ MISMA por este hecho

- Contar a la mamá que "la teta es lo mejor": porque eso ya se lo han explicado durante el embarazo, y el momento del parto y nacimiento no es racional, así que no se debiera ocupar ese tiempo en explicaciones en que la mujer ponga en marcha el neocórtex

- Inmiscuirse en esos primeros momentos "ejerciendo el poder": lo ideal es no tocar ni colocar al bebé, sino dejar que sea la madre la que le mueva si lo necesita

- Separar a la mamá del bebé: no debe hacerse en ningún caso excepto para situaciones de urgencia en las que se requiera reanimar de alguna manera al bebé, nunca para actuaciones rutinarias, porque cortamos el vínculo tan importante y esto no beneficia al inicio espontáneo de la lactancia

- Si se les separa, por ejemplo en el caso de las cesáreas (en muchos hospitales aún no se deja a la mamá en continuo contacto con el bebé si el nacimiento es mediante cesárea :( ) no entregar el bebé a la madre tras la separación limpio y vestido, puesto que así les será más difícil reconocerse y establecer el vínculo*

- Lavar al bebé en los primeros días: el olfato es un sentido importante en relación al establecimiento de la lactancia materna y al reconocimiento mutuo de bebé y mamá

- Ofrecer pezoneras o cremas para "problemas" anatómicos o de posición durante las tomas: con las pezoneras puede haber confusión tetina-pezón o tomas no eficaces y no eficientes, no son la solución para pezones planos o invertidos. Y las cremas, tipo lanolina, no son la solución ante un problema de mala posición, habría que observar, y la cremita puede ser un complemento pero no una solución

- Ofrecer biberones o chupetes: al menos hasta que la lactancia esté bien establecida. Si respetamos el espacio íntimo y el que la madre y el bebé estén en continuo piel con piel es poco probable que existan problemas de desnutrición**

- Hacer comentarios que sean desalentadores y hagan perder la confianza en sí misma a la mujer: "Llora porque se queda con hambre", "Con pezones planos... es difícil que lo consigas", "Al principio tiene que dolor un poco"... (Seguro que podemos encontrar más, pero lo dejamos aquí)

Y en cambio FAVORECER LA LACTANCIA MATERNA SÍ ES

- Crear el AMBIENTE DE INTIMIDAD necesario para que mamá y bebé se "reconozcan", máxime esas primeras horas de alerta tranquila del bebé

- Promover el PIEL CON PIEL el mayor tiempo posible, aconsejando que las visitas de familiares y amigos se pospongan esas primeras horas o días

- Fomentar la LACTANCIA A DEMANDA, nada de horarios. Con el bebé cerca continuamente, y normalizando el hecho de que un bebé recién nacido mama muy a menudo

- Estar DISPONIBLE para dudas y posible ayuda

- Si la mamá siente dolor, observar la posición y aconsejar si se puede mejorar. Que sea la mamá quién modifique lo que sea necesario

- Valorar el frenillo sublingual si la mamá comienza a sentir dolor y observan que el agarre y la colocación son buenos

- Aportar CONFIANZA a la mamá en la sabiduría de su bebé y de su propia esencia mamífera, con capacidad de nutrir a su bebé y satisfacer las necesidades de tacto

Necesitamos profesionales actualizados, respetuosos, amorosos y conscientes del momento tan vulnerable en el que se encuentra la díada mamá-bebé tras el parto-nacimiento.


Y tú... ¿qué tipo de atención recibiste? 
¿Los profesionales que estuvieron a tu lado PROMOCIONABAN LA LACTANCIA?


*También podríamos referirnos en este punto a cuando se dan las separaciones para el peso y medidas, y después se devuelve al bebé de esta guisa, no permitiendo a la madre dejarse llevar por la cascada hormonal que ya se puso en marcha durante el parto y que prepara para este encuentro.

**En demasiadas ocasiones nos cuentan que el bebé ha perdido demasiado peso desde el nacimiento, más del 10% de su peso corporal al nacer. En "El bebé es un mamífero" de Michel Odent, éste nos cuenta que en su opinión es probable que esta pérdida de peso no sea fisiológica. Explica que los bebés que nacen en casa no la sufren, y piensa que se debe a que en este caso mamá y bebé tienen el ambiente de intimidad necesario para mantener a su bebé cerca y piel con piel todo el tiempo que su instinto le dicta, y esto favorece la lactancia a demanda, sin prisa, sin pausa.